El gato azul

sábado, octubre 29, 2005

Gajes del oficio

Tengo ya mucho tiempo intentando escribir algo sobre mi trabajo nomás que no ha llegado la inspiración.

Ayer tuve un día muy pesado, algunos errores hicieron que se repitieran un par de placas por no haber revisado que el archivo llevara trapping en unos folletos de dos tintas con un duotono. Otro archivo de un póster hecho en freehand que por más que intentábamos no lográbamos exportar a pdf, guardar como eps y ni siquiera salvar como ps para después destilarlo y procesarlo. Después de no sé cuantos intentos logramos hacer el pdf y con él hicimos las placas, pero no fue sino hasta que se estaban haciendo los ajustes en la prensa que nos dimos cuenta que el negro estaba mal. Regresamos a revisar el archivo en la máquina de abajo y nos dimos cuenta que en el archivo TODO el negro estaba con overprint!!! Pero en la máquina de arriba el pdf se previsualizaba bien! Abraham tardó horas en arreglar el overprint del archivo y además tuvo que convertir a process todos los colores directos que traía el archivo. Un desastre porque al final tampoco pudimos generar el pdf y el trabajo quedó pendiente. Seguramente el lunes habrá round con el cliente pero alegaremos la porquería de archivo que nos entregó, y que además no nos pidió prueba de plotter… pues en ésta nos podríamos haber dado cuenta del error antes de hacer las placas. (como punto extra me encanta el lenguaje de las artes gráficas, ja)

En fin, problemitas así hay de a tiro por viaje en mi chamba. Es algo que me encanta hacer, es un lugar en donde he aprendido miles de cosas nuevas, pues no es lo mismo estar detrás de la maquina diseñando revistas o cualquier otro impreso, que estar detrás de la máquina preparando archivos para impresión, revisando y corrigiendo los errores que la mayoría de los diseñadores (incluyéndome) cometemos al elaborar un archivo digital. Hay días en los que la chamba está super tranquila, en que los archivos no tienen problemas, y hay algunos clientes que ya tienen super claro como deben enviarnos sus discos. Pero hay días como ayer en que todo sale mal. Es demasiada responsabilidad, pues es el último paso entre el diseño y el producto final… un error puede costar miles de pesos y eso siempre te tiene preocupado y estresado.

Ayer me pasé casi toda la tarde (mientras Abraham arreglaba los archivos) en el taller con los prensistas, y me estuvieron explicando el proceso ya en la máquina, como la ajustan, como registran, como preparan la tinta, como ajustan color, las pinzas, ponchan láminas, etc… y es sumamente interesante!!!

Así pues… espero no cometer algun error que me cueste la chamba, y si pasa, aprenderé todo lo que pueda antes de salir volando de ahí, jaja!

1 Comments:

  • que curioso, en estos dias te iba a preguntar en que consistía tu trabajo... saludos buen fin...

    By Blogger Malu, at 12:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home